Hablaremos mal de Frank Lloyd Wright

Hoy haremos un poco de chismorreo.

Hablaremos mal de Frank Lloyd Wright, idolatrado por las multitudes de Agrimensores, expertos de la construcción y estudiantes entusiastas de la arquitectura (pero sólo hasta el segundo año, porque después no queda bien).

Para aquellos que no conocen a Wright es el diseñador de la famosa Falling Water House (Fallingwater, 1936)

Era un estudiante escaso a una edad temprana

Él era un ingeniero, sólo asistió los cursos la ingeniería (a la tierna edad de 15 años, como alumno externo).

Se casó a los 21 años de edad con Catherine, de 18- Él la hizo caer al suelo durante una fiesta y desde entoces comenzó su amistad.

Él realizó 1141 dibujos.

Abandonó a su familia para perseguir sus propio sueño de ser arquitecto en Chicago.

Frank Lloyd Wright siempre odió a Ludwig Mies van der Rohe.

Diseñó 17 rascacielos, pero sólo uno fue realizado.

Muy pronto hablaremos mal también de otros arquitectos famosos.

Se subasta la casa Laurent de Frank lloyd Wright

Se subasta la casa Laurent de Frank lloyd Wright

Recientemente hemos descubierto que la “Kenneth Laurent’ house” de Frank Lloyd Wright está en venta, en subasta para ser precisos.

La casa está situada en Rocford, Illinois, y fue diseñada entre 1949 y 1952 para un veterano en silla de ruedas.

Tres dormitorios, dos baños y un mobiliario original se puede comprar por sólo $ 700,000.00

Fallingwater – La casa de la cascada de Frank Lloyd Wright

Fallingwater – La casa de la cascada de Frank Lloyd Wright


Todos la conocemos como una obra maestra de la arquitectura contemporánea, una unión casi perfecta entre la naturaleza y la mano del hombre.
La casa Kaufmann la quiso un rico y sofisticado comerciante de Pennsylvania y fue construida entre 1936 y 1939. Los propietarios vivieron en ella hasta los años sesenta para luego donarla a una fundación (Western Pennsylvania Conservancy), que la convirtió en un museo abierto al público.
La característica principal de esta casa es la cascada; un riachuelo (el Bear Run) corre por debajo de la casa construida utilizando sólo materiales de la zona, por lo que se podría afirmar que se trata de un trabajo “KM cero” ante litteram.
Lays enormes terrazas que llevan a la gente por encima del riachuelo son de hormigón armado, y eran tan grandes que el constructor se negó a retirar el encofrado y accesorios por miedo a que se cayera todo. Wright, para convencerle, se quedó debajo de las terrazas durante todo el proceso de desarme, demostrando, afortunadamente, que no se habrían derrumbado.
Para Wright fue un milagro.
En esos años no sabía casi nada acerca del concreto, de hecho hay varios serios errores de construcción. Non se previó la contro pendencia que se utiliza hoy en día para compensar el ligero vencimiento  que las estructuras de hormigón sufren en el momento del desarme (la terraza ha cedido más de 18 cm) y nada se sabía del comportamiento del hormigón en el tiempo (fluage). Erróneamente se lo consideraba como un sólido (en cambio es un material viscoso y, como tal, puede deformarse).
Estos errores ocasionaron tantos problemas a la casa, que el dueño la llamaba La casa de los siete cubos, porque tantos eran los que se necesitaban para recoger todas las filtraciones que había en los días de lluvia.
Hoy la casa ha sido restaurada y reforzada de manera profesional (incluso se mantuvo el colapso de la gran terraza de 18 cm como un signo de la historia), los siete cubos fueron desechados y la gente la puede visitar hasta en los días de lluvia .