Piso de madera, ¿pegado o flotante?

El parquet puede ser colocado esencialmente de dos maneras:

pegado o flotante.

Pegado

Es la solución más común, se puede utilizar ya sea en pavimentos nuevos, como sobre viejas baldosas o en el suelo con calefacción por suelo radiante.

Se extiende una capa fina de pegamento y después se instala el piso, la adherencia es casi inmediata (en función del tipo de pegamento utilizado), y ya al día siguiente se puede caminar sobre él.

En el caso de las baldosas existentes, es necesario primero rallarlas (yo prefiero el uso de ácidos) para que la superficie quede lo suficientemente porosa y limpia para la instalación pegada.

Flotante

Solución menos utilizada, inicialmente se extiende un subsuelo (una hoja de espuma de polietileno laminado con una película de polietileno de alta densidad) y luego, por encima de este material, se coloca el piso de madera nuevo, solamente hace falta pegar las articulaciones (sólo para dar una mayor estabilidad). No son necesarias otras medidas, tanto en el caso de pisos nuevos como en el de viejos.

¿Cuál es la mejor solución?

Como casi siempre, depende. Si su casa tiene calefacción por suelo radiante, estará obligado a utilizar la instalación con pegamento, de lo contrario la instalación flotante le permite hacer volver a su estado inicial el piso sin dañar las baldosas existentes.

El principal defecto (aunque es subjetivo) del piso flotante es que el suelo es un poco más ruidoso cuando se camina sobre èl. La principal ventaja es que si usted decide mudarse de casa lo siempre puede quitar y llevárselo con usted mismo.